Avales y Fianzas

A través de Garantía Fiduciaria, S.L los arrendatarios, compradores, prestamistas etc., tienen acceso a la posibilidad de avalar o afianzar sus operaciones mercantiles de forma segura y evitando posibles conflictos judiciales.


La estructura de este tipo de garantías personales permite a los interesados la investigación por parte de la Fiducia del deudor, y el que se preste la garantía a un mínimo coste. A diferencia del sistema de avales y fianzas tradicionales, Garantía Fiduciaria, S.L se hace responsable de inventariar y dar fé del estado del bien inmueble, los bienes muebles y estado de solvencia del deudor. De esta forma Garantía Fiduciaria, S.L se comporta como un tercero imparcial en la relación contractual, evitando posibles enriquecimientos injustos por parte del arrendador a costa de la fianza, como el que éste pueda sufrir un perjuicio por el impago en las rentas o los daños que el inquilino pueda hacer en su propiedad. En consecuencia, en el caso de resultar fallido el negocio jurídico garantizado, es Garantía Fiduciaria, S.L la que asume la distribución de los riesgos en el negocio jurídico de que se trate, propiciando una solución satisfactoria y rápida para los implicados en el mismo.

Es especialmente interesante este tipo de garantías en operaciones de arrendamiento de viviendas y locales comerciales. En estos casos, las fianzas y los avales cubren el importe de las rentas insatisfechas o los daños que se puedan haber causado por el inquilino en la propiedad. Este sistema esta ideado para evitar los conflictos judiciales por impago de rentas o/y daños en la propiedad.